Libro Juan Carlos Iramain

Libro de esculturas del renombrado escultor tucumano Juan Carlos Iramain.

Fotografía de las obras presentes en el libro junto con el correspondiente diseño editorial. Un arduo trabajo que duro 9 meses.

Es un honor poder realizar este proyecto tan grande, contar el legado de Juan Carlos Iramain, un maestro de la escultura latinoamericana y mundial. Este libro nos acerca  a conocer al hombre detrás de las obras y a leer  palabras de la gente de la época; así también a observar imágenes atesoradas por su familia durante casi una centuria, junto con sus trabajos en detalle. Quiero Agradecer a María de Iramain y a Leonardo Iramain, por encargarme algo tan importante para ellos.

Las fotografías están impresas en un libro de 20x28cm en blanco y negro de 115 grs mate, con 260 páginas. Sus tapas están laminadas en 350 grs terminación brillante; en la misma se encuentra la foto de su obra más emblemática, El Cristo Bendicente en Tucumán (Cerro San Javier) una de las maravillas de la República Argentina, declarada de interés histórico y artistico.

Para reforzar el concepto “antiguo/vintage” se utilizo una impresión offset tradicional lo que le da un toque de desgaste y una mayor proyección a los valores más oscuros del diseño y la fotografía en los casos necesarios. La obra cuenta con fotografías antiguas que fueron restauradas por mi al igual que antiguos recortes de diarios de mas de 50 años, extremadamente dañados por el paso del tiempo.

El gran desafío como fotografo fue el transmitir la fuerza y el carisma de  Iramain, plasmar sus obras en el papel con la misma intensidad con la que fueron creadas, por uno de los más grandes escultores de la historia de nuestro país.

La producción fotográfica fue realizada en interiores del Museo Iramain en el que se registran sus paredes intervenidas por el artista, sus obras, así como sus pertenencias y mobiliarios del mismo. En exteriores se registraron los Monumentos emplazados en diferentes puntos de San Miguel de Tucumán y el interior de la provincia, por lo que viajé y tuve que luchar contra el clima para el trabajo en exteriores; también recorrí escuelas públicas y parques donde se encuentran algunas obras de Juan Carlos.

El trabajo completo (fotografía, recopilación de datos, diseño y maqueta editorial) llevaron 9 meses de desarrollo, muchas de las esculturas son de gran tamaño y pueden pesar más de 100 kilos lo que ralentizó el tiempo de trabajo; así también la tonalidad de las mismas en muchos casos (negras) obliga a elevar los cuidados de la obra al realizar la producción fotográfica para poder transmitirlos al papel impreso, ya que se trata de un trabajo de alta complejidad. Se realizaron muchas tomas diferentes para lograr que sólo las mejores esten seleccionadas para formar parte del libro.

Junto al libro terminado, detrás,  las miles de fotografías tomadas para el libro, de las que se realizó una selección + test para impresión y orden de secciones y páginas.

El libro posee 6 grandes secciones:

Capitulo I : Vida y Obra
Capitulo II : El mundo habla de Iramain
Capitulo III: Familia Iramain
Capitulo IV: Monumentos
Capitulo V: Esculturas
Capitulo VI: Museo Iramain
+ Fotografías artisticas de las obras

Con este Maria de Iramain cumple su sueño de transmitir la obra del escultor, cuya visión era dejarles todo lo que él era, a la comunidad tucumana que tanto amaba. Diferentes museos de todo el mundo conservan obras de Iramain (premiado y galardonado especialmente en Estados Unidos e Italia), y hoy El Museo Escultor Juan Carlos Iramain es patrimonio de Tucumán y de todos los Argentinos.

En cuanto al diseño editorial, la parte más compleja fue agrupar los recortes de diarios (que se restauraron) en cada sección ya que todos tenian diferentes medidas y eran muchos; incluso muchos de ellos fueron acompañados por imagenes nuevas para formar parte del diseño y la composición. La idea fue desde un principio que sea elaborado como un lugar repleto de recuerdos, por eso el diseño del mismo es así, con ese toque vintage pero siempre enmarcado en una estructura fija que le transfiera consistencia a toda la obra.

 Iramain, un niño pícaro e inquieto, se convertiría en un aventurero adolescente, y en la adultez sería “El Centauro de América”, como le llamaban los críticos de arte de la época, creador de colosos, obras majestuosas y expresivas que perdurarán en el tiempo, nos invita a conocer su trabajo, que ha marcado una de las páginas doradas del arte latinoamericano y de nuestro país.

6 de abril de 2018 | 11:01 am